5 mitos sobre la diabetes

Better Health

Existen muchos mitos y conceptos erróneos sobre la diabetes que han persistido a pesar de las pruebas que demuestran lo contrario.

A continuación describimos los 5 más comunes que en Cetomed hemos encontrado en los pacientes:


Mito # 1: La insulina o los medicamentos (pastillas) son una parte inevitable del tratamiento para la diabetes.

 

Muchas personas creen que una vez que se les diagnostica diabetes, tendrán que tomar medicamentos por el resto de su vida. Esto depende del tipo de diabetes que se diagnostica a una persona. En los adultos, las formas más comunes de diabetes mellitus son el tipo 1 y el tipo 2. Con la diabetes tipo 1, el cuerpo no puede producir insulina, y es absolutamente necesario tomar los medicamentos (específicamente las inyecciones de insulina) para evitar problemas potencialmente mortales. al alto nivel de azúcar en sangre.

Sin embargo, casi el 95% de los adultos que son diagnosticados con diabetes tienen la forma tipo 2. Con la diabetes tipo 2, el cuerpo generalmente todavía puede producir insulina, por lo que las inyecciones de insulina que son necesarias para el tratamiento de la diabetes tipo 1 no siempre son necesarias con el tipo 2. Si a una persona se le diagnostica diabetes tipo 2, entonces se pueden administrar medicamentos. Se evita por completo si los cambios en el estilo de vida permiten que la propia insulina del cuerpo funcione de manera más efectiva. Los objetivos del método impacta, son: a) intervención nutricional supervisada por un médico apoyada por una capacitación personal de salud, un programa educativo paso a paso y con esto se obtiene la reducción o la interrupción total de la diabetes.

Mito # 2: La diabetes es crónica e irreversible.

Actualmente, aún no existe una cura comprobada para la diabetes; sin embargo, sí sabemos que la diabetes se puede controlar con hábitos alimenticios saludables, incluso hasta el punto en que no se necesitan medicamentos para la diabetes. En Cetomed, con método impacta;  consideramos que la diabetes se revierte si una persona reduce sus niveles de glucosa (azúcar) en sangre por debajo del umbral diagnosticado para la diabetes.


Es importante tener en cuenta que si bien una persona puede lograr el control (o la reversión) de su diabetes sin el uso de medicamentos, este control se puede perder si esa persona ya no se adhiere a una dieta saludable.

Mito # 3: las personas delgadas no tienen diabetes.


Si bien la mayoría de las personas diagnosticadas con diabetes o prediabetes tienen sobrepeso o son obesas, las personas que son delgadas o con un peso normal también pueden desarrollar diabetes .

El riesgo de desarrollar diabetes aumenta a medida que la persona envejece, especialmente para las personas mayores de 40 años.

Mito # 4: la prediabetes no es un problema porque no es lo mismo que la diabetes.

La prediabetes se diagnostica mediante un nivel de glucosa (azúcar) en la sangre más alto de lo normal, pero el nivel de glucosa aún no es lo suficientemente alto como para calificar para un diagnóstico de diabetes tipo 2. La prediabetes a menudo conduce a un diagnóstico de diabetes tipo 2 si los niveles anormales de glucosa en la sangre no vuelven a la normalidad con el tiempo. Esto puede suceder varios meses o incluso años en el camino.

Si bien las personas con prediabetes no tienen que lidiar con algunas de las complicaciones graves de la diabetes (como amputaciones, pérdida de la visión y problemas renales), el diagnóstico de prediabetes aún pone a una persona en mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedades del corazón  y problemas cerebrovasculares. Además, algunos médicos recomiendan que ciertas personas con prediabetes comiencen a tomar un medicamento llamado metformina para tratar de prevenir o retardar la progresión a diabetes tipo 2. Cuando a una persona se le diagnostica prediabetes, se le recomienda la pérdida de peso (hasta llegar a su peso ideal), ejercicio regular y mejorar sus hábitos alimenticios . Esto para reducir el riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2.


Mito # 5: Tengo que tener síntomas para ser diagnosticado con diabetes.

Tanto la diabetes tipo 1 como la diabetes tipo 2 pueden causar síntomas como sentirse sediento, orinar con frecuencia, fatiga extrema y hambre. Sin embargo, no todas las personas con diabetes tienen estos síntomas, o algún síntoma. Esto es especialmente cierto para la diabetes tipo 2.

Debido a que la diabetes tipo 2 puede estar presente durante varios meses o años sin síntomas notorios, el diagnóstico y el tratamiento pueden demorarse si una persona no ve a su médico regularmente. Cuanto más tiempo la diabetes no se reconozca y no se trate, el riesgo de desarrollar complicaciones graves (como amputaciones, pérdida de la visión y problemas renales) será mucho mayor. La diabetes se diagnostica fácilmente en los laboratorios de rutina mucho antes de que se presenten los síntomas. Debido a que la diabetes es tan común, los médicos rutinariamente examinan a las personas para detectar esta afección, incluso cuando se las observa por otras razones (como tos, resfrío o alergias).

Si tienes alguna pregunta o inquietud sobre su riesgo de diabetes, contáctanos por whatsapp al: +01 (55) 6709 5767