Lo que comemos desempeña el papel más importante y directo en el incremento de azúcar en la sangre. Cuando comemos carbohidratos, nuestro cuerpo convierte esos carbohidratos en glucosa, y esto puede provocar un papel en el aumento del azúcar en la sangre. La proteína (en cierta medida), en altas cantidades también eleva los niveles de azúcar en la sangre. Por otra parte, la grasa no eleva los niveles de azúcar en la sangre. El estrés (que conduce un aumento en la hormona cortisol), también puede elevar los niveles de azúcar en la sangre.

Toda la comida que consumimos, pertenece a una categoría de macronutrientes, los macronutrientes​​ (o grupos alimenticios) son:

Proteínas, carbohidratos y grasas; cada uno de estos impacta de manera distinta en nuestros niveles de glucosa o azúcar en la sangre. 

Los carbohidratos suben la azúcar rápidamente, café rápidamente y se desvanece. 

Con las proteínas, la respuesta del azúcar es mejor, pero cuando comemos grasa, la respuesta de nuestro cuerpo al azúcar, es homogénea. Esto es importante en comprender porqué la grasa es importante en dietas alimenticias que están basadas en la ciencia (como Método IMPACTA).

 

Si quieres conocer más sobre como Implementar un Patrón Óptimo de Alimentación, márcanos o envíanos WhatsApp al: (+521) 55 6709 5767